TUS TARJETAS DE MESA PARA BODAS Y CÓMO SER CREATIVOS

Ups. ¡Las tarjetas de mesa para bodas! Seguro que estás en mil temas a la vez y esto se te había pasado. Que si el vestido, los zapatos, el restaurante, el ramo, las flores, la iglesia. ¿Y las tarjetas de mesa para bodas? A veces se dejan para el último momento, cuando, ya con la energía en reservas, darías lo que fuera para hablar de cualquier cosa menos de tu boda.

El tema de las tarjetas de mesa para bodas puede ser una pesadilla si se comete el error de pensar que no son importantes. Al contrario, dan carácter y caché a la mesa, además de ser uno de los detalles que más personalizan una boda. Debería ser la fusión perfecta entre los novios, un poco de uno y un poco del otro. En síntesis, un matrimonio perfecto en forma de tarjetas de mesa para bodas ?

Este 2018, las ideas no faltan. Un primer consejo interesante podría ser ligar la estética de las tarjetas de mesa para bodas con la tarta, y en concreto con el estilo de los muñequitos. ¿Son clásicos? ¿Simpáticos? ¿Inspirados en una serie tv o en un libro? ¡Pues qué lo sean las tarjetas también! Es un detalle que los invitados podrán llevarse de recuerdo, será tema de conversación en la mesa y seguramente, si cuidas su aspecto, podrá convertirse en uno de aquellos pequeños detalles que hacen tu boda única.

El material también da mucho de sí. Si el banquete de boda se lleva al cabo en un resort con piscina y vistas espectaculares, velas blancas y cubiertos de plata, habrá que elegir el papel de las tarjetas de mesa de boda para que sea igual de elegante. Pero, un momento. ¿Quién dice que tienen que ser de papel?

El material, la textura, los colores… para tus tarjetas de mesa de bodas puedes jugar con todo.

Algo que es barato y de efecto, en el caso de bodas más campestres, son tarjetas de papel marron… ¡Sí, el típico papel de envolver paquetes! Dará una idea desenfadada, pero si escribes los nombres con un rotulador blanco perlado, el efecto será espectacular. También puedes jugar con telas, para crear un soporte de encaje y cartón que indique a los invitados en qué mesa están.

Hay que tener en cuenta que, mientras la iglesia o el ayuntamiento (o en todo caso el sitio donde se celebra la boda) tendrán un toque más formal, el banquete es el momento de la celebración, donde si lo deseas puedes atreverte a romper los esquemas. ¿Sois una pareja deportiva? A veces, los detalles más simples son los más acertados. Para novios que juegan a tenis, ¿qué mejor opción que elegir pelotas de tenis para escribir el nombre de los invitados? ¿Os encanta la música? Elige la partitura de vuestra canción para la mesa de tu boda. Y para los más dulces… ¿qué tal unos macarons donde insertar tus tarjetas de mesa para bodas? ¿o unos lacasitos? ¿O vino para los mayores y dulces para los peques?

De verdad, no pongas límites. Como puedes ver en estos pocos ejemplos, la fantasía es la mejor aliada a la hora de elegir tus tarjetas de mesa de bodas. Por lo tanto, déjala volar y piensa en algo que os defina como pareja, como personas, algo en que vuestros invitados os reconozcan.

En los últimos años se han puesto muy de moda las pizarras y los marcos, que, a banquete concluido, pueden convertirse en un gran aliado para fotos recuerdos divertidas. ¡Pregúntale a nuestro fotografo de bodas cómo aprovechar al máximo tus tarjetas de mesa para bodas!