PATRICIA & IVÁN

Es cierto, las bodas son días felices, pero también suelen ser días formales donde los nervios, las familias reunidas y algún que otro inconveniente pueden cargarse el día festivo y convertirlo en una pesadilla. Con unos novios como Patricia e Iván, ni siquiera la boda más imperfecta dejaría de ser un día lleno de risas. Su día ha sido una boda divertida en toda regla

Porque esta pareja encantadora sonríe siempre. Se ríen entre ellos, se ríen juntos, se ríen de si mismos y del paso tan espectacular que van a dar. Y entonces los invitados, la familia, el fotógrafo de bodas no pueden hacer otra cosa que reírse con ellos.

Si tuviéramos que dar una explicación de cómo es una boda divertida, enseñaríamos las fotos de bodas de Patricia e Iván.

En el espectacular entorno de la masia de Can Ferrer Patricia e Iván, elegantísimos, se han prometido quererse y, como no, seguir riéndose juntos. El día, nublado, tenía una luz perfecta, la luz que cualquier fotógrafo de bodas desearía para retratar un acontecimiento tan especial como una boda. Y ellos han hecho el resto disfrutando del día, incluso disfrutando de la cámara. Han sido una pareja fácil de llevar, nos hemos entendido desde el primer momento y las fotos han sido fáciles de disparar. Eso sí, con tantas risas a menudo hemos tenido que alejarnos, porque las sonrisas no nos cabían: a ellos en las caras y a nosotros en la cámara.